viernes, 5 de agosto de 2016

Productos orgánicos

La agricultura orgánica está viviendo un proceso que se puede comparar con el que experimentó la popularización de los teléfonos celulares.

En un inicio, allá en los años 1990, los celulares eran grandes aparatos que solo servían para hacer llamadas telefónicas, pero eran muy caros, las redes tenían una cobertura sumamente limitada y la batería no duraba más allá de dos o tres horas. Fuera de persuadir a los presentes de que estaban parados junto a alguien que gastaba mucho dinero, no servían para otra cosa. Con el tiempo y la incorporación de mejoras tecnológicas en la fabricación de estos aparatos y el crecimiento de las redes celulares, estos aparatos se hiciernon más accesibles al público, con una cantidad creciente de aplicaciones que sí funcionan, empezando por los SMS y ahora con redes sociales y Whatsapp.

La producción orgánica rinde muy magras cosechas, la calidad de sus productos es algo más que mediocre y son muy caros. Y por lo pronto solo sirven para persuadir a los que nos rodean de que gastamos grandes sumas en alimentos que no tengan residuos de plaguicidas. Pero con las tecnologías que están en desarrollo, como los organismos genéticamente modificados, los plaguicidas botánicos, el uso controlado de reguladores del crecimiento vegetal, la nutrición a base de proteínas hidrolizadas, el control biológico de plagas, enfermedades y malezas, la biología sintética y demás, los plaguicidas y los fertilizantes minerales serán pronto cosa del pasado y todos podremos acceder a los alimentos orgánicos. Ahora sí realmente orgánicos y a precios accesibles!!

Hoy el consumo energético per cápita en México es el 10% de lo que era hace 30 años. Eso es gracias al desarrollo tecnológico. Si la tecnología actual la hubiéramos tenido disponible al público en ese entonces, ya hoy gastaríamos menos del 1.0% de energía <eficiencia energética>. Hay gente que piensa que la tecnología se hace solita y que solo es capricho de unos que no se utilice. Todo lleva su tiempo y solo los sabios saben que los frutos de las tecnologías que estamos desarrollando hoy, los veremos cristalizados en tan solo unos años más. De manera que aunque no queramos, sí todos llevamos una vida cada vez más sostenible y nuestros productores adoptando tecnologías sostenibles nos están llevando también al tan anhelado desarrollo sustentable. Por cierto, la sustentabilidad de un proceso comienza por la sustentabilidad financiera de los productores, de otra manera, nos podemos ir olvidando de nuestros ecosistemas naturales, la adopción de la tecnología sustentable no es gratis, es más, pocos conocemos los altos costos que representa una buena asesoría y la adquisición de equipos especializados. La agricultura es realmente una actividad para grandes empresarios, me refiero a la agricultura amigable con el medio ambiente de a deveras, no a los merolicos que cultivan cinco jitomates y viven como ermitaños invitándonos a adoptar su estilo de vida "sustentable".

No hay comentarios:

Publicar un comentario