sábado, 15 de julio de 2017

Lo que no es agricultura orgánica

En varias ocasiones he criticado algunos "remedios caseros" que muchas personas recomiendan para el cuidado de plantas en los hogares y en sistemas agropecuarios de traspatio. Estos remedios van desde la aplicación de infusiones de ajo, cebolla y tabaco, espolvorar canela, rociar aceites de neem -hasta aquí la cosa no va tan mal, pues se han aislado sus principios activos y probado científicamente el efecto de muchos de estos extractos sobre plagas y enfermedades de plantas y su inocuidad "relativa" sobre el medio ambiente-, hasta las aplicaciones de soluciones jabonosas -poderoso surfactante-, soluciones de ácido acético -ácido débil pero suficiente para dañar la cutícula cerosa de las hojas-, soluciones alcohólicas -los alcoholes son surfactantes relativamnte débiles pero que sin una dosificación adecuada, dañarán la cutícula cerosa de las plantas-, soluciones de hipoclorito de sodio -poderoso salinizante del suelo, en muy baja concentración-, espolvorear bicarbonato de sodio -el bicarbonato es causa de clorosis férrica en el suelo, una condición difícil de revertir- y cosas peores que andan rondando las redes sociales, tanto tradicionales como virtuales.


Para que vean que no invento. Revisen estas trece recomendaciones y si han seguido mis comentarios van a encontrar los siguientes errores garrafales: 

1) Rociar vinagre sobre las hojas y tallos de las plantas. Aunque el vinagre es un ácido débil, su pH es de 4.3 y no dañará el suelo, como dice la nota, porque este ácido se transforma rápidamente en CO2 por acción bacteriana en el suelo. La cutícula no debe recibir soluciones con pH abajo de 6.0, por debajo está lo que llamamos lluvia ácida; 
4) Aplicar bicarbonato [de sodio] sobre la tierra. Los carbonatos a muy baja concentración en el suelo reducen drásticamente la disponibilidad del hierro para las plantas, originando lo que se conoce como clorosis férrica. Este desorden del suelo es muy difícil de corregir; 
7) Rociar una infusión de ajos y alcohol. Mala forma de desperdiciar ajos, pero el problema es el alcohol -etanol, metanol- que es un rompedor de la tensión superficial, aunque relativamente débil, actúa disolviendo la cutícula cerosa de hojas y tallos jóvenes, abriendo la puerta al ataque de hongos y bacterias, además de generar un estrés innecesario, pues la planta se deshidrata y tiene que sintetizar nueva cera para restaurar el daño; 
12) Espolvorear bicarbonato de sodio y azúcar alrededor de las plantas. Nuevamente el bicarbonato de sodio, en muy bajas concentraciones causa clorosis férrica y en una maceta, estamos estropeando totalmente aunque sea un pequeño volumen de suelo. Si estas infames recetas llegan a un millón de personas que degradan de esta forma ruin, cien litros de suelo por año, en solo diez años habrán destruido un millón de metros cúbicos de suelo. 

Las demás recetas no les veo mayor problema. Pues aquí les dejo este triste ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas Lo peor es que esta gente sigue propalando estas terribles recetas y se dicen "amigos del ambiente". No se puede cuidar lo que no se conoce, definitivamente!!!

El autor de aquellas trece "recomendaciones" para eliminar hormigas, respondió de esta manera tan ingenua a mis comentarios:

"Hola, gracias por el comentario, yo las he probado personalmente y hasta el momento no he tenido mayor problema, también los he estudiado, soy ingeniero en ecología y no comparto solo por compartir, llevo dos años usando esos remedios y mi suelo sigo produciendo cosecha, mis plantas no han muerto o estropeado y todo normal, de nuevo gracias por el comentario que tendré en cuenta".

Lamentablemente, los grupos de activistas logran reclutar a muchos de los egresados de nuestras universidades, que ante la falta de empleos dignos, no encuentran otra opción que obtener sus ingresos mediante la venta de recetas milagrosas y el chantaje hacia empresarios que hacen esfuerzos serios para ofrecer a los agricultores productos que superan todas las normas de protección al medio ambiente y de eficacia en su cometido. 

Los agroquímicos formulados son los únicos tratamientos que se recomiendan, ya que son producto de decenas de años de investigación en equipos de trabajo especializado. Las formulaciones cumplen con las características fisiológicas que permiten su aplicación sobre plantas -pH, CE, POR, tensión superficial, presión osmótica, fuerza iónica, polaridad, etc.

La agronomía y la ingeniería ambiental han tomado prestados del ámbito de las finanzas, dos importantes conceptos. Uno de ellos es el de riesgo financiero y que se adopta como riesgo ambiental. El otro es la relación beneficio costo y que se aplica como el beneficio que se obtiene al aplicar una tecnología contra el costo ambiental de su utilización. En este ejemplo, es muy claro que generar una tecnología de control de plagas no es asunto que deba dejarse en manos de grupos poco serios y por demás irresponsables. Estos grupos critican el uso de plaguicidas y proponen soluciones aberrantes, como ya lo comenté. Si los plaguicidas tuvieran efectos colaterales tan severos como los que mencioné antes, nuestros suelos agrícolas hace mucho tiempo ya que se habrían convertido en tierras yermas, inútiles para cualquier actividad agropecuaria o forestal. De nada sirve desaparecer a las hormigas de mi vista con un método que no ha pasado las pruebas mínimas para determinar efectos colaterales, si tras su aplicación voy a dejar inutilizable un volumen de tierra que además es acumulable.

Pasarse todos los procedimientos establecidos por las autoridades agropecuarias y ambientales de una nación por el arco del triunfo, pareciera sonar gracioso, pero no lo es. Si toleramos todo este tipo de métodos milagrosos que ni siquiera pasan por un laboratorio donde se les ajusta el pH, el potencial redox o se controla su contenido de sales, nos van a llenar de productos, esos sí, totalmente tóxicos para el ambiente.

Espero que este tipo recuerde mis palabras durante el tiempo suficiente, para que cuando se entere, pueda pensar que yo tengo la razón. Lamentablemente esto va a tardar mucho tiempo porque no se le nota el hábito de la lectura por ningún lado y a las gentes preparadas las considera ofensivas y poco confiables -según él, dos años de controlar hormigas con ajos, cebollas y "bicarbonato", son la prueba de que sus recetas milagrosas funcionan-. También lamento que gentes como esta y toda una pléyade de irresponsables que los siguen, van por ahí tan campantes arruinando nuestro planeta y diciendo barbaridades de quienes nos dedicamos profesionalmente a la producción agropecuaria y a la ingeniería ambiental.

Este pobre tipo va por la vida causando lástima sin enterarse y por lo visto, no le corre prisa por darse cuenta. Se podría ir a otro planeta a causar sus daños, pero como solo tenemos este planeta y no está dispuesto a conocer su funcionamiento, pues aquí estaremos los ingenieros ambientales resolviendo toda la estela de daños que gentes así van dejando por el mundo.

#nfjh #miguelonob


martes, 2 de mayo de 2017

Sensor de calidad del aire

Sensor de calidad del aire

- Bióxido de carbono
- Compuestos orgánicos volátiles (VOC), precursores de ozono al nivel del suelo
- Gas LP y Natural

Son algunos de los sensores de relativamente fácil adquisición y que se pueden conectar como periféricos a una tarjeta electrónica programable (Arduino, MSP430 Launchpad (Texas Instruments), o con cualquier PIC de MicroChip, ATMEL, etc.).

Todos los agrónomos sabemos que bajo condiciones de alta temperatura y concentración de oxígeno, se presenta la fotorrespiración en las plantas C3 (síntesis y aumento de la concentración de peróxido de hidrógeno). A pesar de que dentro de un invernadero estas condiciones se presentan con mucha facilidad al medio-día, pocos son los técnicos que realmente se preocupan por evitar esas condiciones y realmente muy pocos son los que llevan un registro con datos reales. Un datalogger nos permite registrar valores de temperatura y concentración de bióxido de carbono a lo largo del día, en un archivo electrónico. Además, podemos agregar un sistema de alertas y hasta automatizar la apertura de ventanas, encendido de ventiladores y hasta un generador de bióxido de carbono -quemador de gas u otro combustible-, para evitar que esas condiciones se presenten.





Un sensor de gas nos permitirá generar una alarma en caso de fuga y así minimizar el riesgo de un lamentable accidente.

El sensor de COV's nos permitirá monitorizar las condiciones posteriores a la aplicación de plaguicidas y nos informará cuándo es seguro acceder al invernadero o plantación tratada, de manera segura. Recordemos que muchos de los agroquímicos que aplicamos son altamente volátiles y son orgánicos también.

Es importante considerar que en todo cultivo intensivo, ya sea al aire libre o bajo cubierta, la producción de oxígeno por fotosíntesis es bastante elevada y el consumo de bióxido de carbono es muy rápido, así que las condiciones para la fotorrespiración se pueden alcanzar fácilmente durante las horas de calor, que dentro de un invernadero se alcanzan rápidamente.





El sensor CCS811 de SparkFun, nos proporciona una lectura de la concentración de COV's de entre 0 y 1,187 ppb y mediante software (librería para IDE Arduino) es posible estimar la concentración de eCO2 (CO2 equivalente) en el rango de 400 a 8,192 ppm. Aunque el valor de eCO2 no es una medición de la concentración real de CO2, sino que se trata de un valor que nos indica la concentración de gases con efecto invernadero (CO2, NH4, N2O, vapor de agua, etc) expresada como CO2 equivalente. Esta determinación se hace con un sensor infrarrojo, cuya trayectoria es desviada por los gases con efecto invernadero. Sin embargo, en lugares cerrados, el valor de COV's nos puede dar una estimación de la magnitud de la respiración que está ocurriendo dentro de un volumen de aire. En un salón lleno de gente, la generación de COV's está directamente relacionada con la concentración de CO2, generados ambos, por la respiración de la gente que se encuentra en su interior.

El sensor BME280 de SparkFun permite hacer lecturas de temperatura, humedad relativa y presión atmosférica. Con él, unos conocimientos básicos de meteorología que todo agrónomo lleva en su bagaje cultural y un poco de código de programación, podemos calcular la tendencia en el valor de la presión atmosférica (pendiente o derivada) en cada momento y pronosticar estados del tiempo, digamos a 4 u 8 horas de anticipación -lluvias, viento, sequía, cambios abruptos de temperatura, entre otros estados del tiempo-, incluso podemos permitir que nuestro programa aprenda a predecir eventos cada vez con mayor precisión!!!

#nfjh #miguelonob

martes, 25 de abril de 2017

Tizón tardío de la papa. Hambruna

Hacia 1840 se desencadenó una epidemia sanitaria sobre el cultivo de papa (Phytophtora infestans) en toda Europa. Se estima que 2,000,000 de personas fallecieron como consecuencia de la pérdida de las cosechas de este tubérculo (Solanum tuberosum), originario de los andes peruanos, en América del Sur.


jueves, 20 de abril de 2017

Control de bomba de una cisterna

El almacenamiento de agua en una cisterna, permite contar con una reserva para abastecer una vivienda o negocio, almacenando agua durante las horas que la red de abastecimiento nos permita.

De esta manera, aumentamos al máximo la cantidad de agua disponible, o bien, evitamos agotar nuestras existencias cuando el suministro se vuelve irregular.

En ocasiones, el tinaco está un tanto inaccesible para revisar constantemente el nivel de reserva que nos queda, de manera que es más cómodo y conveniente contar con un sistema automático que haga el trabajo por nosotros.

El objetivo de este proyecto es construir un sistema automático para controlar la bomba de una cisterna. El sistema está siempre pendiente del nivel de agua en el tinaco y cuando se alcanza el nivel crítico, activa una bomba que eleva agua desde una cisterna a nivel del suelo.

Circuito de control de bomba para una cisterna.

El circuito consta de un microcontrolador -en este caso se utilizó la placa electrónica programable modelo MSP 430 Launchpad de Texas Instruments-, un circuito relevador de voltaje de 120V a 10A, accionado con 5.0V, una entrada en PULL-UP que recibe la señal del electronivel instalado en el tinaco, un sensor de iluminación -LDR 2 Mega_Ohm-, una barra de led's para señalar el estado de reposo, un buzzer y un led rojo para señalar el estado activo del sistema, una fuente de alimentación de 5.0V a 500mA con salida USB y un electro-nivel en el tinaco conectado al circuito PULL-UP del sistema. 

El botón pulsador de la placa Launchpad se utiliza para simular el estado del sensor electro-nivel, de manera que en cualquier momento se puede checar el estado de funcionamiento de la bomba de cisterna. El sensor de iluminación -LDR- se calibró para que el sistema evite activar la bomba durante la noche. Para esto, se midió la intensidad lumínica durante la noche -con luz artificial- y durante el día en el sitio donde se colocó la placa. Como la intensidad era alrededor de 200 con luz artificial y alrededor de 400 con luz natural -lecturas de 0 a 1023-, se colocó un valor de 275 en la instrucción condicional if que acciona la bomba. Esto con el fin de evitar molestos ruidos durante la noche, que puedan perturbar el sueño de los inquilinos.

    if (state2 > 275)     {      digitalWrite(LED,HIGH);    }
    else    {      digitalWrite(LED,LOW);    }

En este caso, el pin marcado con la etiqueta LED, acciona al mismo tiempo un led rojo y un relevador de voltaje.

Como sabemos, las salidas en los pines de la placa MSP 430 Launchpad, tienen un voltaje de 3.3V. En el caso del relevador de voltaje accionado con 5.0V, se soldaron unos headers a la toma directa del USB situados en los costados del conector hembra (USB) de la placa. La alimentación del relevador se hace en una etapa de potencia, a través de un transistor NPN. Para proteger los circuitos al activar la bobina del relevador, se colocó un diodo.
El transistor se activa a través de una resistencia de 1.0 a 1.5 k_Ohm

La señal del electro-nivel en el tinaco, se conectó en el sitio marcado para el pulsador (ver diagrama), de manera que al cerrarse el circuito, la señal digital cambiará de 1 a 0 lógico. La resistencia en PullUp deberá ser 6.0 k_Ohm máximo para que el voltaje que reciba el pin sea mayor a 1,8V (1 lógico de 1.8 a 3.3V).

Se colocó una resistencia de 4.7 k_Ohm

Como la bomba de cisterna tiene una potencia de 1.0HP y un consumo de 6.2A, se colocó un relevador de 120V a 10.0A.

Operación diurna

Para evitar que se generen ruidos intensos durante la noche, el sistema cuenta con un sensor de iluminación y un código para que en caso de ser necesario bombear agua, esto se haga solamente durante el día. Las condiciones en que el sistema puede operar y fueron descritas, unas líneas más arriba.

Glosario de términos

Bomba. Bomba centrífuga de 1.0 HP, accionada por energía eléctrica (120V), con control de nivel (electro-nivel).
Tinaco. Depósito de agua menor de 1.0 metro cúbico de capacidad, alojado en la azotea del edificio. Puede o no contar con válvula accionada por flotador conectada a la red pública de suministro.
Cisterna. Depósito de agua de cualquier volumen, alojado al nivel del suelo o debajo de este nivel, con válvula accionada por flotador conectada a la red pública de suministro.

Código

/*
Prueba del sensor digital ELECTRONIVEL
*/
// #define LED1 P1_0 // OUTPUT
#define RX P1_1 // INPUT
#define TX P1_2 // OUTPUT
#define S2 P1_3 // INPUT

#define LDR A4 // P1_4 // INPUT
// #define ELECTRONIVEL P1_5 // INPUT
#define BUZZER P1_6 // OUTPUT
#define LED P1_7 // OUTPUT

#define bit0 P2_0
#define bit1 P2_1
#define bit2 P2_2
#define bit3 P2_3
#define bit4 P2_4
#define bit5 P2_5

void setup()
{
  pinMode(RED_LED,OUTPUT);
  pinMode(GREEN_LED,OUTPUT);
  pinMode(LED,OUTPUT);
  pinMode(BUZZER,OUTPUT);
  // pinMode(LDR,INPUT);
  pinMode(S2,INPUT_PULLUP);
  
  pinMode(bit0,OUTPUT);
  pinMode(bit1,OUTPUT);
  pinMode(bit2,OUTPUT);
  pinMode(bit3,OUTPUT);
  pinMode(bit4,OUTPUT);
  pinMode(bit5,OUTPUT);
  
  Serial.begin(9600);
}
void loop()
{
  int state1=digitalRead(S2);
  int state2=analogRead(LDR);
  Serial.print(state1);
  Serial.print("\t");
  Serial.println(state2);
  while (state1==0) 
  {
    digitalWrite(RED_LED,HIGH);
    digitalWrite(BUZZER,HIGH);
    delay(200); 
    // digitalWrite(LED,LOW);
    digitalWrite(RED_LED,LOW);
    digitalWrite(BUZZER,LOW);
    delay(100);
    // digitalWrite(LED,HIGH);
    digitalWrite(RED_LED,HIGH);
    digitalWrite(BUZZER,HIGH);
    delay(200); 
    // digitalWrite(LED,LOW);
    digitalWrite(RED_LED,LOW);
    digitalWrite(BUZZER,LOW);
    if (state2 > 275)
    {
      digitalWrite(LED,HIGH);
    }
    else
    {
      digitalWrite(LED,LOW);
    }
    state2=analogRead(LDR);
    state1=digitalRead(S2);
    Serial.print(state1);
    Serial.print("\t");
    Serial.println(state2);
    delay(1500);
  }
  
  digitalWrite(LED,LOW);
  delay(200);
    
  //digitalWrite(LED,HIGH);
  digitalWrite(bit0,HIGH);
  digitalWrite(bit1,HIGH);
  digitalWrite(bit2,HIGH);
  //digitalWrite(BUZZER,HIGH);
  //digitalWrite(GREEN_LED,HIGH);
  delay(50);
  //digitalWrite(LED,LOW);
  digitalWrite(bit0,LOW);
  digitalWrite(bit1,LOW);
  digitalWrite(bit2,LOW);
  //digitalWrite(BUZZER,LOW);
  //digitalWrite(GREEN_LED,LOW);
  
  digitalWrite(bit3,HIGH);
  digitalWrite(bit4,HIGH);
  digitalWrite(bit5,HIGH);
  delay(50);
  digitalWrite(bit3,LOW);
  digitalWrite(bit4,LOW);
  digitalWrite(bit5,LOW);
  
  delay(1700);
}

martes, 18 de abril de 2017

La población, los alimentos y el medio ambiente

Un tercio de los alimentos que se producen en el campo, nunca alcanzan a ser consumidos por una persona.

Ahora tenemos una población de 7325 millones de habitantes en el planeta, lo que junto con el dato anterior, significa que el campo produce alimentos que serían suficientes para alimentar a 9742 millones de personas. Esto es más que la población estimada para el años 2050, que ascenderá, poco más o menos, a 9500 millones de personas.

Entonces sabemos que la agricultura puede cumplir sobradamente el reto de producir alimentos para 9500 millones de personas en el año 2050 y prepararse para alimentar a 12500 millones de personas a partir del año 2100.

Los retos consisten en: Uno, sostener ese nivel de producción durante al menos 500 años, tiempo mínimo en el que la población mundial descenderá nuevamente al nivel actual (7325 millones de personas); dos, sustituir prácticas agresivas por tecnologías amigables con el medio ambiente; y tres, mejorar las tecnologías de procesamiento y empaque de alimentos, así como implementarlas de manera masiva.

Sin embargo (however), es necesario hacer rentable el uso de abonos orgánicos; habrá que lidiar con el agotamiento de las fuentes minerales de fósforo y utilizar el que se encuentra disperso en aguas residuales y océanos; habrá que desarrollar variedades de cultivos resistentes a plagas, enfermedades, malezas, contaminación y cambio climático; habrá que cultivar en el mismo espacio cultivos alimenticios, forestales y energéticos (biocombustibles) sin dejar de abastecer ninguno de sus destinatarios; habrá que vencer barreras culturales que entorpecen la adopción de nuevas tecnologías; será necesario que las actividades agropecuarias sean financieramente sustentables, ya sea por una buena relación beneficio / costo o mediante subsidios que garanticen la adopción de tecnología limpia.

Ver video:

https://www.facebook.com/UNFAO/videos/10155191344313586/

viernes, 3 de febrero de 2017

Contaminación atmosférica en la ZMVM


Las contingencias ambientales por mala calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México, ZMVM, durante la temporada de estiaje -noviembre a mayo- se deben a altas concentraciones de partículas suspendidas (PM10) y a ozono a nivel del suelo (street level ozone). 
Bajo los criterios de diseño establecidos por la normatividad mexicana para permitir la venta de vehículos automotores en nuestro país, todos los automóviles -que no hayan sido dolosamente alterados- cumplen con los niveles de emisión de PM10 y precursores de ozono (compuestos orgánicos volátiles (COV's) y óxidos de nitrógeno, NOx). 
Entonces, ¿Cuál es el origen de estas elevadas concentraciones de PM10 y ozono?
La principal fuente de partículas, PM10, en el aire de la ciudad de México no son los aerosoles, de ser así, podríamos sospechar de los automóviles. Las partículas suspendidas presentes en el aire de la ciudad de México provienen de la erosión de los suelos y las quemas agropecuarias que se realizan en todo el Valle de México. Es decir, son partículas finas de arcilla y cenizas de la quema de vegetación.
El ozono a nivel del suelo es un contaminante secundario que se forma por reacciones fotoquímicas con los COV's y los NOx. Desde 1990 todos los vehículos que circulan en la ZMVM usan convertidor catalítico con carácter obligatorio. Otra vez, mientras este dispositivo no haya sido modificado dolosamente, todos los COV's serán transformados a CO2 (al 99.99%) y la temperatura de escape será menor de 450°C, impidiendo al 100% la formación de NOx. La abrumadora mayoría de las contingencias por ozono en la ZMVM suceden en domingo. Ese es el día que se tienen mayores emisiones de gas LP y natural a la atmósfera, un fenómeno bien conocido en todas las grandes ciudades del mundo. La ciudad de México, por supuesto, no es la excepción. Esa es la fuente de COV's que nos llevan a las contingencias por ozono a nivel del suelo.
Sería bueno que nuestras autoridades se dedicaran a controlar las fuentes de estas emisiones y permitieran a los ciudadanos sacar provecho de la inversión y esfuerzo que hacemos para comprar y mantener en buen estado nuestros vehículos.
Además. pasamos nuestros vehículos por verificación de emisiones dos veces por año. 

martes, 20 de diciembre de 2016

Lombriz y lombricultura en los agroecosistemas

Las lombrices (géneros Lumbricus y Eisenia, principalmente) son parte de la fauna normal de un suelo, en un ecosistema natural. Por sus hábitos alimenticios y su forma de locomoción, que van de la mano, ingiere grandes cantidades de suelo (tierra) que pasan por su sistema digestivo y absorbe nutrientes minerales del suelo, pero también digiere la materia orgánica particulada que va revuelta con esa tierra. De esta manera, sus enzimas ayudan a mineralizar partículas de materia orgánica. Durante su alimentación, sucede un proceso físico que consiste en crear canales por todo el volumen de suelo recorrido. Esto ayuda a reducir la densidad aparente del suelo y también a mejorar la ventilación o aireación de las raíces. Tanto una menor densidad aparente como la presencia de los canales, mejora también el drenaje interno de agua. Además, el mejoramiento de las propiedades físicas y microbiológicas del suelo incrementa sustancialmente la capacidad de absorción y retención de agua en el suelo.

Ahora, los ecosistemas agrícolas, o agroecosistemas, suelen roturar mucho el suelo, digamos que para hacer lo que hacen las lombrices en un ecosistema natural. Esto reduce mucho la población de lombrices, ya que los arados y rastras matan a estos animales. También otras prácticas agrícolas generan condiciones adversas para la vida y reproducción de las lombrices, como la aplicación de insecticidas para controlar plagas del suelo, como nemátodos y algunas larvas de lepidópteros, coleópteros, hymenópteros, dípteros y otros insectos, cuyas larvas se alimentan de las raíces del cultivo o sus pupas invernan enterrándose debajo de la superficie del suelo. Cabe mencionar que los implementos de labranza reducen drásticamente las poblaciones de estos organismos enemigos del cultivo, al mismo tiempo que mejoran las condiciones físicas del suelo para la germinación y el crecimiento del cultivo.

En la actualidad se produce de forma comercial el humus y la composta de lombriz (lombriz californiana, Eisenia foetida). Estos materiales se aplican al suelo para mejorar las propiedades microbiológicas y para aumentar el contenido de materia orgánica (carbono orgánico) del suelo.

La labranza de conservación, cero labranza, labranza reducida y otros sistemas se inventaron durante el siglo pasado, sobre todo en el oeste de Estados Unidos donde una prolongada sequía sumada a la gran intensidad de labranza de la agricultura comercial, generaron grandes tormentas de polvo que causaban molestias en sitios tan lejanos como la ciudad de Nueva York y el norte de México, el llamado "Dust Bowl". El problema era la erosión causada por el viento sobre suelos desnudos. Esto generaba grandes tolvaneras que duraban incluso días enteros. Bueno, el problema se resolvió haciendo una labranza menos intensa del suelo, de manera que los residuos del cultivo permanecieran siempre sobre la superficie, a manera de una cubierta protectora contra la fuerza del viento.

Estos nuevos sistemas de labranza permiten que la estructura del suelo permanezca inalterada, no solo durante el ciclo de cultivo sino a lo largo de muchos años. Esto permite el crecimiento de las poblaciones de lombrices, que son las que se encargan, nuevamente, de mantener la buena aireación y el buen drenaje del suelo, así como reduciendo la densidad aparente y la compactación del mismo.

Como ves, es tan importante su presencia sobre la actividad microbiológica como para mantener las propiedades físicas del suelo en óptimas condiciones para el cultivo. Y además contribuyen a mantener el contenido de carbono orgánico en cantidades o concentraciones elevadas, cosa que es muy apreciada en los sistemas agropecuarios modernos y sobre todo aquellos que presentan la característica o tienden a la sostenibilidad.